Sírvele [a Jehová] con corazón completo […]; porque todos los corazones Jehová los está escudriñando (1 Crón. 28:9).

Dios examina todos los corazones, y el nuestro no es la excepción (Prov. 17:3; 21:2). Nuestra relación con Jehová y nuestro futuro dependen de lo que él vea en nosotros. Así que tenemos buenas razones para seguir el consejo de David y esforzarnos por servir a Jehová con todo el corazón. Nuestra celosa participación en las actividades cristianas refleja el intenso deseo que tenemos de servir a Jehová con un corazón completo. A fin de cerciorarnos de que no se debilite la determinación que tenemos de servir a Dios, debemos examinar constantemente nuestro corazón. ¿Cómo? Tal como el centro de un árbol está oculto a la vista, la persona que somos en el interior no se puede ver. Sin embargo, en su Sermón del Monte, Jesús dijo que así como los frutos revelan el estado en que se encuentra un árbol, nuestras obras ponen de manifiesto el estado en que se encuentra nuestro corazón (Mat. 7:17-20). w12 15/4 3:5-7

Anuncios