Salomón […] no siguió de lleno a Jehová como David su padre (1 Rey. 11:6).

Salomón, el hijo de David, recibió muchas bendiciones de Jehová. No obstante, con el tiempo dejó de respetar la Ley de Dios. Por ejemplo, él sabía que los reyes israelitas tenían prohibido “multiplicarse esposas”, pero desobedeció ese mandato (Deut. 17:17). De hecho, se casó con muchas extranjeras. Ya en su vejez, “sus esposas […] habían inclinado el corazón de él a seguir a otros dioses” (1 Rey. 11:1-5). Si un no creyente se nos insinúa, ¿reflejará nuestra respuesta que pensamos como David, o como Salomón? Los verdaderos cristianos están bajo el mandato de casarse “solo en el Señor” (1 Cor. 7:39). Si un cristiano opta por casarse, debe elegir un cónyuge dedicado y bautizado. Y si percibimos el espíritu de este requisito bíblico, no solo evitaremos casarnos con un no creyente, sino que también rechazaremos cualquier insinuación que nos haga. w12 15/11 1:15, 16

Anuncios