sigues buscando cosas grandes para ti. No sigas buscando (Jer. 45:5).

No tenemos forma de saber cuáles eran las “cosas grandes” que buscaba Baruc. Pero sí sabemos que eran cosas sin ningún futuro, pues acabarían cuando los babilonios conquistaran Jerusalén en el año 607 antes de nuestra era. ¿Capta la lección? Claro, obtener lo necesario para vivir exige pensar en el día de mañana (Prov. 6:6-11). Pero ¿sería sensato invertir mucho tiempo y energías en objetivos que no tienen un valor permanente? Es cierto que la organización de Jehová sigue haciendo planes para contar con más Salones del Reino, sucursales y otras instalaciones. Sin embargo, estas construcciones sí tienen futuro, pues su finalidad es promover los intereses del Reino. Todos los siervos dedicados de Jehová harían bien en fijarse esa misma prioridad al pensar en su futuro. ¿Puede usted decir con el corazón en la mano que está “buscando primero el reino y la justicia” de Jehová? (Mat. 6:33.) w12 15/6 3:8, 9

Anuncios