Levántate, come mucha carne (Dan. 7:5).

Más de un siglo antes del tiempo de Daniel, Jehová utilizó al profeta Isaías para revelar información sobre la potencia mundial que derrotaría a Babilonia. Y no solo predijo cómo sería derrotada esta ciudad, sino también el nombre del conquistador: Ciro el Persa (Is. 44:28–45:2). Además, Daniel recibió dos visiones sobre la potencia mundial medopersa. En una de ellas, esta aparece como un oso levantado de un lado. Y en la otra se la representa como un carnero con dos cuernos (Dan. 8:3, 20). Jehová cumplió su profecía haciendo que el Imperio medopersa conquistara Babilonia y les diera permiso a los israelitas para regresar a su tierra (2 Crón. 36:22, 23). Pero, más tarde, faltó poco para que esta misma potencia acabara con el pueblo de Dios (Est. 1:1-3; 3:8, 9; 8:3, 9-14). w12 15/6 1:12, 13

Anuncios