El Reino [de Dios] triturará y pondrá fin a todos estos reinos, y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos (Dan. 2:44).

¿Ha pensado en cómo será su vida cuando se cumpla esa promesa? Las fronteras inventadas por el ser humano habrán desaparecido, así que ya nadie será extranjero. De hecho, los testigos de Jehová damos poca o ninguna relevancia a la nacionalidad de nuestros hermanos en la fe. Por ejemplo, a fin de simplificar las tareas de supervisión y de difundir las buenas nuevas de forma más eficiente, hace poco se fusionaron varias sucursales (Mat. 24:14). Al hacerlo, se pasaron por alto las barreras nacionales en aquellos aspectos en los que la ley lo permitía. Esto también demuestra que Jesucristo, el Rey que Jehová entronizó, está venciendo en su lucha por eliminar las fronteras humanas. Y muy pronto va a “completar su victoria” (Rev. 6:2). w12 15/12 4:16, 18

Anuncios