Enderecemos los asuntos entre nosotros —dice Jehová— (Is. 1:18).

Como muestra el texto de hoy, debemos reconocer nuestros pecados, arrepentirnos, suplicarle a Jehová que nos perdone y pedirle que nos dé un corazón puro (Sal. 51:10). Si hemos cometido un pecado grave, debemos acudir a los ancianos para que nos ayuden espiritualmente (Sant. 5:14, 15). Y sin importar nuestras circunstancias, es consolador recordar lo que Jehová le dijo a Moisés: que era “un Dios misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y verdad, que conserva bondad amorosa para miles, que perdona error y transgresión y pecado”. Y él no ha cambiado (Éx. 34:6, 7). Con una impactante comparación, Jehová prometió a los israelitas arrepentidos que limpiaría por completo la mancha de sus pecados y haría que, aunque fueran “como escarlata”, se volvieran “blancos justamente como la nieve”. Entonces, ¿qué significa el perdón de Jehová para nosotros? La eliminación completa de nuestros pecados y ofensas, siempre que demostremos gratitud y arrepentimiento. w12 15/11 4:17, 18