Juzga y se ocupa en guerrear con justicia (Rev. 19:11).

Pronto, en la batalla final contra el gobierno de Dios —una guerra que “en hebreo se llama Har–Magedón”—, las naciones se enfrentarán a Jesucristo y su ejército celestial (Rev. 16:14, 16; 19:12-16). Hace más de dos mil quinientos años, Daniel profetizó el fin de los gobiernos contrarios al propósito divino: “En los días de aquellos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos, y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos” (Dan. 2:44). Las fronteras inventadas por el ser humano habrán desaparecido. ¡Qué futuro tan emocionante nos espera! Sin duda, vale la pena continuar esforzándonos al máximo por alabar y honrar a nuestro Creador, Jehová. w12 15/12 4:16, 17

Lectura bíblica para la Conmemoración: Juan 20:2-18 (16 de nisán durante el día)

2 De modo que corrió y vino a Simón Pedro y al otro discípulo,+ a quien le tenía cariño Jesús, y les dijo: “Han quitado al Señor* de la tumba conmemorativa,+ y no sabemos dónde lo han puesto”.

3 Entonces Pedro+ y el otro discípulo salieron y se dirigieron hacia la tumba conmemorativa. 4 Sí, los dos juntos echaron a correr; pero el otro discípulo corrió delante de Pedro, más aprisa, y llegó primero a la tumba conmemorativa. 5 Y, agachándose, contempló las vendas echadas,+ sin embargo no entró. 6 Entonces llegó también Simón Pedro, que le seguía, y entró en la tumba conmemorativa. Y vio las vendas echadas,+7 también el paño que había estado sobre la cabeza de él, no echado con las vendas, sino aparte, arrollado en un lugar. 8 En aquel momento, pues, el otro discípulo que había llegado primero a la tumba conmemorativa también entró, y vio y creyó. 9 Porque todavía no discernían la escritura de que él tenía que levantarse de entre los muertos.+10 De modo que los discípulos se volvieron a casa.

11 María, sin embargo, se quedó de pie fuera, junto a la tumba conmemorativa, llorando. Entonces, mientras lloraba, se agachó para mirar dentro de la tumba conmemorativa 12 y vio a dos ángeles+ vestidos de blanco, sentados uno a la cabeza y uno a los pies donde había yacido el cuerpo de Jesús. 13 Y le dijeron: “Mujer, ¿por qué lloras?”. Les dijo: “Han quitado a mi Señor, y no sé dónde lo han puesto”. 14 Después de decir estas cosas, ella se volvió atrás y vio a Jesús de pie, pero no discernió que era Jesús.+15 Jesús le dijo: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?”.+ Ella, imaginándose que era el hortelano, le dijo: “Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo quitaré”. 16 Jesús le dijo: “¡María!”.+ Al volverse, le dijo ella en hebreo: “¡Rabboni!”*+ (que significa: “¡Maestro!”). 17 Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos+ y diles: ‘Asciendo a mi Padre+ y Padre de ustedes y a mi Dios+ y Dios de ustedes’”.+18 María Magdalena fue y llevó las nuevas a los discípulos: “¡He visto al Señor!”, y que él le había dicho estas cosas.+