El que mira con cuidado en la ley perfecta que pertenece a la libertad, persiste en ella, […] será feliz al hacerla (Sant. 1:25).

El verbo griego que aquí se traduce “mira con cuidado” significa literalmente “inclinarse para mirar”, e implica esfuerzo y concentración. En efecto, para que la ley de la libertad influya en nuestra mente y corazón, tenemos que poner de nuestra parte estudiando atentamente la Biblia y reflexionando con oración en lo que leemos (1 Tim. 4:15). Al mismo tiempo, debemos persistir en aplicar la Palabra de Dios, convirtiendo así la verdad en nuestra forma de vida. Jesús destacó una idea similar cuando dijo a sus seguidores: “Si permanecen en mi palabra, verdaderamente son mis discípulos, y conocerán la verdad, y la verdad los libertará” (Juan 8:31, 32). Para conocer bien la verdad tenemos que apreciarla y vivirla, es decir, convertirla en nuestra manera de vivir. Solo entonces podemos afirmar que “la palabra de Dios” está “obrando” en nosotros, moldeando nuestra personalidad a la imagen de Jehová (1 Tes. 2:13). w12 15/7 1:10, 11

Anuncios