Cuando alcancen a ver la cosa repugnante que causa desolación, […] echen a huir a las montañas (Mat. 24:15, 16).

Los cristianos que habían obedecido las instrucciones de Jesús de huir a las montañas salvaron su vida. Pudieron constatar personalmente que Jehová sabe librar a sus siervos. ¿Qué lección extraemos de este relato? Durante la gran tribulación, cuando vayan ocurriendo los diversos sucesos predichos, los cristianos tendremos que seguir las indicaciones que Dios nos haya dado a través de su Palabra y su organización. Tomemos como ejemplo el mandato de Jesús: “Echen a huir a las montañas”. Aunque tendrá aplicación en nuestros tiempos, todavía no sabemos de qué forma deberemos huir. Sin embargo, podemos estar seguros de que Jehová aclarará las instrucciones cuando llegue el momento. Ya que nuestra liberación dependerá de que obedezcamos, hacemos bien en preguntarnos: “¿Cómo suelo reaccionar a la guía que da Jehová hoy a sus siervos? ¿La obedezco de inmediato, o lo pienso dos veces?” (Sant. 3:17). w12 15/4 4:13, 15, 16

Anuncios