Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella (Gén. 3:15).

Poco después de la rebelión de Edén, Jehová profetizó que cierta “mujer” tendría una “descendencia”. Dicha descendencia le causaría a la serpiente —es decir, a Satanás— una herida mortal en la cabeza. Tiempo después, Jehová reveló que la descendencia vendría de la familia de Abrahán, de la nación de Israel, de la tribu de Judá y del linaje del rey David (Gén. 22:15-18; 49:10; Sal. 89: 3, 4; Luc. 1:30-33). La parte principal de esta descendencia resultó ser Jesucristo (Gál. 3:16). La parte secundaria está formada por los miembros de la congregación cristiana que han sido ungidos con el espíritu santo (Gál. 3:26-29). Jesús y los ungidos componen el Reino de Dios, el instrumento que Jehová empleará para aplastar a Satanás (Luc. 12:32; Rom. 16:20). Según la primera profecía de la Biblia, Satanás también tendría una “descendencia” simbólica que sería enemiga de la descendencia de la mujer. w12 15/6 1:4, 5