Amamos, porque él nos amó primero (1 Juan 4:19).

Mientras que la mayoría de los libros religiosos hablan muy poco o nada de Dios, la Biblia nos familiariza con Jehová y sus actos. Nos ayuda a ver las numerosas facetas de su personalidad. Así, no solo revela que es todopoderoso, sabio y justo, sino también que nos ama (Juan 3:16). Además, nos dice que “no es parcial, sino que, en toda nación, el que le teme y obra justicia le es acepto” (Hech. 10:34, 35).Y la difusión que ha alcanzado la Biblia es prueba de ello. Los lingüistas afirman que de los aproximadamente 6.700 idiomas que se hablan hoy en la Tierra, unos 100 abarcan el 90% de la población mundial. Sin embargo, la Biblia se ha traducido, entera o en parte, a más de 2.400 lenguas. Casi todo habitante del planeta puede leer al menos una parte de ella en su propio idioma. w12 15/6 4:9