No estén contristando el espíritu santo de Dios (Efes. 4:30).

El espíritu santo es una fuerza que promueve la unidad. Para disfrutar de paz y armonía es esencial poner en práctica lo que Pablo escribió en los versículos siguientes al texto de hoy: “Que se quiten toda amargura maliciosa y cólera e ira y gritería y habla injuriosa, junto con toda maldad. Más bien háganse bondadosos unos con otros, tiernamente compasivos, y perdónense liberalmente unos a otros, así como Dios también por Cristo liberalmente los perdonó a ustedes” (Efes.4:31, 32). La exhortación “háganse bondadosos” sugiere que, al menos hasta cierto punto, tal vez no lo hayamos sido y debamos mejorar. ¡Qué importante es que nos acostumbremos a anteponer los sentimientos de los demás a los nuestros! (Filip. 2:4.) Puede que algo que vayamos a decir sea gracioso o nos haga parecer inteligentes, pero ¿será bondadoso decirlo? Pensar de antemano en ello nos ayudará a seguir la exhortación de Pablo. w12 15/7 4:13, 14