La inquietud de este sistema de cosas y el poder engañoso de las riquezas ahogan la palabra (Mat. 13:22).

Un factor que ahoga la palabra es “la inquietud de este sistema de cosas”. En estos “tiempos críticos, difíciles de manejar”, hay muchos asuntos que pueden quitarnos el sueño (2 Tim. 3:1). El elevado costo de la vida y el aumento del desempleo hacen cada vez más difícil llegar a fin de mes. Y al mirar al futuro, tal vez pensemos: “Cuando me retire, ¿tendré suficiente para vivir?”. Debido a estas preocupaciones, algunos tratan de ganar todo el dinero posible, creyendo que eso les dará seguridad. El otro factor que, combinado con la inquietud, puede ahogar la palabra es “el poder engañoso de las riquezas”. Cierto es que, según enseña la Biblia, “el dinero es para una protección” (Ecl. 7:12). Pero vivir pendientes de ganar dinero no es sensato. Muchas personas han descubierto que, cuanto más se esfuerzan por acumular riquezas, más se enredan en la trampa del materialismo. Tanto es así que algunos se han hecho esclavos de ellas (Mat. 6:24). w12 15/8 4:3-5