Estos mismos sufrirán el castigo judicial de destrucción eterna de delante del Señor y de la gloria de su fuerza (2 Tes. 1:9).

La Palabra de Dios enseña que quienes sean juzgados como “cabras” irán “al cortamiento eterno”, es decir, a la destrucción. Nuestro ministerio es una expresión de la misericordia divina, pues ofrece a las personas la posibilidad de cambiar y alcanzar “la vida eterna” (Mat. 25:32, 41, 46; Rom. 10:13-15). Si no predicáramos, ¿cómo tendría la gente la oportunidad de oír el mensaje que puede salvarles la vida? También nosotros nos beneficiamos cuando predicamos las buenas nuevas (1 Tim. 4:16). ¿Nos hemos dado cuenta de que hablar de Jehová y del Reino fortalece nuestra fe y amor por Dios? ¿Verdad que nos ha ayudado a cultivar cualidades cristianas? ¿No es cierto que expresar nuestra devoción a Dios participando en el ministerio nos hace felices? Muchos cristianos que han tenido la bendición de enseñar la verdad a otras personas han experimentado la alegría de ver cómo el espíritu de Dios las ayudaba a mejorar su vida. w12 15/3 1:8, 9

Anuncios