Que piense de tal modo que tenga juicio sano (Rom. 12:3).

Un cristiano comentó acerca de un superintendente: “Se exige mucho a sí mismo, pero nunca espera perfección de los hermanos”. ¿Podría decirse eso de nosotros? Claro, no hay nada de malo en tener expectativas razonables de los demás. Por ejemplo, cuando los padres les proponen metas realistas a sus hijos y los apoyan, estos se sienten motivados a alcanzarlas. Y en la congregación, los hermanos agradecen que los ancianos les den atención personal y les ofrezcan sugerencias prácticas para fortalecer su espiritualidad. Por otro lado, el superintendente debe esforzarse por tener una opinión equilibrada de sí mismo, pues eso le ayudará a ser más accesible y cordial. Una hermana dijo: “No me gustaría que los ancianos se tomaran todo a broma, pero me costaría mucho acercarme a uno que estuviera serio todo el tiempo”. Es obvio que a ningún superintendente le gustaría empañar la alegría que sienten sus hermanos al servir a Jehová, el “Dios feliz” (1 Tim. 1:11). w11 15/4 1:10