La Ley ha llegado a ser nuestro tutor que nos conduce a Cristo (Gál. 3:24).

En el siglo primero, Jehová reveló a su pueblo que la Ley mosaica había quedado abolida por el sacrificio redentor de Jesús (Col. 2:13, 14). Por este motivo, las ofrendas de animales y otros productos —que los judíos llevaban siglos presentando— se habían vuelto innecesarias y habían perdido su valor. Como si fuera un “tutor”, la Ley había cumplido con su misión de conducir a los judíos a Cristo. Pero esto no significa que a los cristianos no nos interesen los sacrificios. ¡Todo lo contrario! El apóstol Pedro señala que debemos “ofrecer sacrificios espirituales aceptos a Dios mediante Jesucristo” (1 Ped. 2:5). Y el apóstol Pablo deja claro que todas las facetas de nuestra vida —la cual hemos dedicado a Dios— pueden considerarse un “sacrificio” (Rom. 12:1). Los cristianos le hacemos sacrificios a Jehová cuando le ofrecemos algo o cuando renunciamos a ciertas cosas por su causa. Sin embargo, nuestros sacrificios tienen que ser de su agrado. w12 15/1 4:1-3