Sigan […] buscando primero el reino y la justicia de Dios, y todas estas otras cosas les serán añadidas (Mat. 6:33).

¡Qué diferentes de los cristianos son “los hombres de este sistema de cosas, cuya parte correspondiente está en esta vida”! (Sal. 17:1, 13-15.) No se acuerdan de su Creador y solo se preocupan por mejorar su nivel económico, formar una familia y legar a sus hijos todo el dinero que puedan. En contraste, muchos cristianos anteponen las actividades espirituales a todo lo demás, incluido el trabajo. Muchos que han visto peligrar su empleo se han preguntado: “Si me quedo sin trabajo, ¿cómo mantendré a mi familia?” (1 Tim. 5:8). Sea que hayamos pasado por esta situación o no, sabemos que Jehová nunca abandona a quienes aprecian el privilegio de servirle. Debemos confiar en que Dios nos dará lo necesario. Al ir acercándonos al fin, esta fe es cada vez más importante (Rev. 13:17). w11 15/9 2:6, 8, 9