Estas palabras que te estoy mandando hoy tienen que resultar estar sobre tu corazón; y tienes que inculcarlas en tu hijo (Deu. 6:6, 7).

El cristiano que satisface las necesidades materiales de su familia, pero descuida las espirituales, no está obrando con sensatez y sabiduría. Por eso, 1 Timoteo 3:4 señala que si desea asumir más responsabilidades en la congregación, debe ser un “hombre que presida su propia casa excelentemente, que tenga hijos en sujeción con toda seriedad”. Si usted es padre, pregúntese: “¿Celebro todas las semanas la Noche de Adoración en Familia?”. Lamentablemente, hay hermanas que casi les tienen que rogar a sus maridos que tomen la iniciativa. Todo esposo debe ver con seriedad esta importante obligación. Y sobra decir que la esposa debe apoyarlo para que logre cumplir con el programa establecido. w11 15/4 1:17