Dios recomienda su propio amor a nosotros en que, mientras todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros (Rom. 5:8).

Notemos que aquí se destaca en qué condición nos hallábamos los seres humanos cuando Jesús dio su vida: “todavía éramos pecadores”. Por eso, hacemos bien en ver cómo llegamos a ese estado. Pablo lo explica comenzando por una realidad histórica: “Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado” (Rom. 5:12). En otros pasajes de la Biblia, Dios nos brinda la clave para entender estas palabras. Como sabemos, Jehová dio comienzo a la humanidad al crear a Adán y Eva, quienes, al igual que él, eran perfectos. Luego les puso una prohibición muy razonable, advirtiéndoles que si la desobedecían serían castigados con la muerte (Gén. 2:17). Desgraciadamente, nuestros primeros padres tomaron la desastrosa decisión de no hacer caso a Jehová, con lo que demostraron que no lo aceptaban como Legislador y Soberano (Deu. 32:4, 5). w11 15/6 2:4, 5

Anuncios