Que el que ama a Dios esté amando también a su hermano (1 Juan 4:21).

¿Qué se necesita para desarrollar este amor abnegado por los hermanos? Estrechar la amistad con nuestro Padre celestial (Efe. 5:1, 2; 1 Juan 4:9-11, 20). Para ello hemos de pasar momentos a solas con él orando, leyendo la Biblia y meditando. Así crecerá el cariño que le tenemos. Como es lógico, para poder acercarnos a Jehová es necesario que saquemos tiempo de otras actividades. Imaginemos por un instante que solo hubiera una hora durante el día en la que se pudiera leer la Biblia, meditar y orar. ¿Verdad que la guardaríamos como un tesoro y no permitiríamos que nada estorbara ese momento a solas con nuestro Padre? ¡Menos mal que no es así! Nadie puede impedir que acudamos a Jehová cuando queramos, y la mayoría de nosotros tampoco tenemos limitado el acceso a su Palabra. No obstante, debemos tomar medidas para que el torbellino de actividades cotidianas no nos robe el tiempo que dedicamos a nuestra relación personal con Dios. ¿Sacamos todo el tiempo posible cada día para estrechar los lazos con él? w11 15/4 3:7, 8

Anuncios