Israel continuó sirviendo a Jehová todos los días de Josué y todos los días de los ancianos que extendieron sus días después de Josué (Jos. 24:31).

Después de aquella generación fiel, vino “otra […] que no conocía a Jehová ni la obra que él había hecho por Israel”. ¿Cómo actuaron estos israelitas? “Se pusieron a hacer lo que era malo a los ojos de Jehová, y a servir a los Baales.” (Jue. 2:10, 11.) Por culpa de su desobediencia, ni disfrutaron de paz con Dios ni convirtieron la Tierra Prometida en “un lugar de descanso”. Refiriéndose a ellos, Pablo explicó: “Si Josué los hubiera conducido a un lugar de descanso, Dios no habría hablado después de otro día. De modo que queda un descanso sabático para el pueblo de Dios” (Heb. 4:8, 9). ¿A quiénes llamó el apóstol “el pueblo de Dios”? A todos los cristianos, fueran o no de origen judío. ¿Quiere decir esto que los cristianos de la actualidad podemos entrar en el descanso de Dios? Desde luego que sí. w11 15/7 3:11, 12

Anuncios