Abrahán […] obedeció (Heb. 11:8).

En la lista de la “nube de testigos” Pablo menciona a Abrahán y Sara (Heb. 11:8-12; 12:1). Ellos estaban bien asentados en Ur, y tener que mudarse los exponía a un futuro que pudiera parecer incierto. Sin embargo, dieron un magnífico ejemplo de fe y obediencia a pesar de las dificultades. Teniendo presentes todos los sacrificios que hizo este patriarca por causa del Dios verdadero, es justo que se le llame “el padre de todos los que tienen fe” (Rom. 4:11). Pablo tocó tan solo algunos puntos destacados de su vida, pues sus oyentes conocían perfectamente su historia. No obstante, extrajo una lección muy poderosa: “En fe murieron todos estos [siervos de Dios, incluidos Abrahán y su familia], aunque no consiguieron el cumplimiento de las promesas, pero las vieron desde lejos y las acogieron, y declararon públicamente que eran extraños y residentes temporales en la tierra” (Heb. 11:13). Es patente que fueron su fe y su estrecha relación con Jehová lo que les permitió correr con aguante. w11 15/9 3:10, 14

Anuncios