Pastoreen el rebaño de Dios bajo su custodia (1 Ped. 5:2).

Cuando Pedro escribió su primera carta, faltaba poco para que el emperador Nerón comenzara a perseguir a los cristianos de Roma. El apóstol quería fortalecer a todos sus hermanos en la fe, pues el Diablo merodeaba como un león que quería devorarlos. Para resistir, tenían que “[mantener] su juicio” y someterse humildemente a “la poderosa mano de Dios” (1 Ped. 5:6, 8). Además, necesitaban permanecer unidos. No podían darse el lujo de estar “mordiéndose y devorándose”. De lo contrario, acabarían “aniquilados los unos por los otros” (Gál. 5:15). La situación actual es muy parecida. El Diablo anda en busca de oportunidades para devorarnos (Rev. 12:12). Además, se avecina una “gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo” (Mat. 24:21). Y al igual que los cristianos del siglo primero, tenemos que evitar los conflictos entre nosotros. Para lograrlo, muchas veces necesitamos la ayuda de los ancianos de la congregación. w11 15/6 3:1, 2